Los 10 motivos para elegir productos orgánicos

No contienen aditivos

No contienen aditivos

Los productos orgánicos no contienen aditivos sintéticos que pueden provocar problemas de salud. Son cultivados sin el uso de agroquímicos, respetando los ritmos de la agricultura natural y por ello resultan equilibrados y nutritivos.

Sin pesticidas

Sin pesticidas

Diferentes estudios toxicológicos demuestran que en el uso en la agricultura convencional de pesticidas químicos provoca serios problemas en la salud de aquellas personas que los consumen, pero también de los agricultores que los utilizan y, a su vez, un problema serio medioambiental por los residuos que se quedan en la tierra, el aire y el agua.

Sin organismos genéticamente modificados

Sin organismos genéticamente modificados

En la agricultura ecológica se conservan y promueven las variedades genéticas de las especies y las semillas tradicionales además de la riqueza de los paisajes de cultivo y no están autorizados los organismos genéticamente modificados (OGM), porque se cree que conduce hacia la uniformidad genética y con ello hacia una erosión genética.

Respeto del bienestar animal

Respeto del bienestar animal

El reglamento europeo contempla medidas específicas para la ganadería ecológica en lo que respecta a las variedades autóctonas y la habitabilidad en las granjas. El objetivo es evitar el estrés de los animales y potenciar su crecimiento en semi libertad.
Su alimentación estará basada en pastos naturales, piensos y forrajes ecológicos, exentos de pesticidas, fertilizantes y transgénicos.

Máximo respeto al medio ambiente

Máximo respeto al medio ambiente

El cultivo biológico colabora en la conservación del medio ambiente y evita la contaminación de la tierra, el agua y el aire.
La agricultura ecológica no contamina, no produce CO2 , previene el efecto invernadero, no genera residuos contaminantes y ayuda al ahorro energético.
Además, la agricultura ecológica preserva las semillas para el futuro, impidiendo, así, la desaparición de algunas variedades de gran valor nutritivo y tradicional.

Sin antibióticos

Sin antibióticos

Los estándares de control del reglamento europeo prohíben el uso de antibióticos en la ganadería ecológica, hecho que beneficia la salud de los consumidores, preocupados por el creciente uso de antibióticos en la ganadería tradicional y los posibles efectos sobre la salud humana.

Más sabrosos

Más sabrosos

Los productos ecológicos, al ser elaborados de forma artesanal, recuperan el sabor tradicional de los alimentos.
Las plantas sólo son tratadas de forma orgánica y, por esta razón, crecen más sanas y se desarrollan de mejor forma, conservando su auténtico aroma, color, sabor y textura.

Niveles de calidad altos

Niveles de calidad muy altos

Los alimentos que provientes de agricultura ecológica utilizan un sistema de trazabilidad desde el campo hasta la mesa, debido Reglamento Europeo 2092/91.
De este modo, nuestros productos están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. mediante las empresas de control y certificación acreditadas.

Respeto y contribución a la naturaleza

Respeto y contribución a la naturaleza

La agricultura ecológica respeta el equilibrio de la naturaleza contribuyendo a la preservación del ecosistema y al desarrollo rural sostenible.
También, fomenta la biodiversidad, mantiene los hábitats de los animales silvestres y respeta los ciclos naturales de los cultivos, evitando la degradación y contaminación de los ecosistemas.

Son más saludables

Son más saludables

Los alimentos procedentes de la agricultura ecológica están libres de residuos tóxicos procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes. Por ello, son asimilados mucho mejor por el organismo sin alterar sus funciones metabólicas.
Por supuesto, son más nutritivos ya que mantienen sus propiedades inalterables como vitaminas, minerales, hidratos de carbono y proteínas, que ayudan a prevenir determinadas enfermedades.